Lo que debes tener en cuenta antes de adquirir el mobiliario de tu Hotel


Ahora que ha pasado la temporada alta de turismo es probable que muchos directivos se hayan planteado en darle una nueva imagen a su hotel por la sencilla razón de reemplazar aquel mobiliario que esté deteriorado o anticuado. ¿Eres uno de ellos? Pues si la respuesta es afirmativa, estás de suerte.

¡Sigue leyendo y haz que triunfe tu Hotel! Te dejamos algunos aspectos que deberás tener en cuenta:

1.- No solo es decorativo.
El mobiliario forma parte de la imagen que los clientes tienen en la mente, es decir, a través de él se proyectan los valores de marca.
Por ejemplo, un hotel con muebles con un estilo antiguo podría significar que pretende mantener esa esencia para aquellos clientes que desean sentirse entre antigüedades. (bien se podría invertir en un mobiliario original o conseguir réplicas antiguas).
Por el contrario, la elección de muebles de diseño y minimalistas atrae a aquellas personas que disfrutan con lo moderno y las últimas tendencias.

2.- Saber elegir.
La comodidad es la base. No basta con elegir camas o sillas originales y que resulten ser incómodas, porque al final se consigue el efecto contrario, espantar a los clientes. A veces es mejor optar por lo aparentemente sencillo pero confortable.
Así que lo importante es crear un ambiente y estancia de lo más reconfortante para que los huéspedes quieran repetir.

3.- Los cambios despiertan la curiosidad.
Si cada temporada el mobiliario sufre algún cambio de mejora, es probable que sea un motivo de interés y de curiosidad para muchos, es decir, se traduciría en visitas de clientes potenciales.

Tal como habrás podido comprobar, un hotel aumenta su notoriedad cuando va más allá de ser un sitio donde alojarse. La experiencia en ellos cambia radicalmente según qué tipo de mobiliario y decoración se utilice.

Y cabe destacar que adquirir los muebles más caros del mercado no es motivo por el que tener éxito, ya que existen muchas opciones económicas igualmente exitosas, todo depende de tus necesidades. El truco reside en ser fiel y no dejar de lado los valores corporativos.